“La discriminación reside en las posibilidades de mejorar profesionalmente” Magdalena Suárez, presidenta de Mujer Siglo XXI

Cercana, familiar y con alma gitana, pero sobre todo con las ideas muy claras. Desde 2015 Magdalena Suárez preside la asociación Mujer Siglo XXI, cargo que afronta con gran ilusión y con un objetivo bien perfilado para el 2016: la igualdad.

UNESCO Etxea se reúne con ella en un céntrico hotel de la Villa para conocer la asociación y reflexionar sobre la situación actual de la mujer en el mundo laboral.

¿Cómo surge Mujer Siglo XXI?
Nace hace 20 años de la ilusión de unas mujeres profesionales con ganas de difundir entre el resto de mujeres las facilidades y los obstáculos que ellas encontraban en el mundo laboral. Fue una iniciativa de un sector de mujeres que quisieron servir de ayuda en temas administrativos, legales, de asesoramiento y amistad al resto de mujeres para lograr introducirse en ese mundo laboral. 20 años no es mucho tiempo pero las condiciones en el mundo laboral de la mujer han cambiado mucho desde entonces. Es importante no perderlo de vista. Hoy en día la asociación sigue con los mismos objetivos, nos encantaría agrupar a asociadas también jóvenes y transmitirles nuestra ilusión por tener toda la información para el trabajo bien hecho.

¿Qué tipo de profesionales se interesan por la asociación?
Tenemos todo tipo de asociadas, yo por ejemplo soy empleada por cuenta ajena pero también tenemos empresarias de todo tipo, gente que tiene sus pequeños negocios, psicólogos, abogados, médicos, arquitectos, etc. En la asociación aparte de hacer amistades sabes dónde acudir cuando tienes un problema para lograr información de primera mano. Tienes la posibilidad de coger el teléfono para que te digan cómo afrontar un problema personal, profesional o familiar. Es fundamental que nos asociemos cada vez más.

Enumere algunos de los hitos de la asociación de los últimos años.
Gracias a la asociación tienes la oportunidad de conocer a grandes mujeres y hombres y aprender de ellos. Una de las personas que más me impactó fue Rosalía Mera. No conozco a Amancio Ortega pero sin duda nada de su imperio hubiese sido posible sin ella. Era una mujer con carácter, que tenía claros sus objetivos, pero a la vez una mujer muy familiar. Es vital, para que la mujer pueda alcanzar todos sus objetivos no puede desatender ninguna de sus facetas, éso es lo que nos diferencia. Le hicimos miembro de honor de la asociación, nos quería muchísimo, venía muy a menudo a vernos a Bilbao aunque le faltara tiempo, era una mujer brillante en todo; para mí fue un gran ejemplo de mujer a seguir que nos dio a la asociación muchas pautas para tener éxito.

¿Qué le gustaría conseguir en un futuro a ‘Mujer Siglo XXI’?
Me gustaría conseguir que en Bilbao se notase que hay más conciliación. Hemos conseguido ir corriendo a todas partes, pero corremos tanto que hemos perdido nuestra esencia en el camino; tenemos que parar. Me gustaría que Bilbao fuera una ciudad moderna, ecológica y limpia como es, pero también una ciudad en la que se concilia, en la que la gente corre, pero no sin rumbo.

¿Tienen las mujeres profesionales más dificultades para desarrollar su carrera que los hombres?
Sin duda. Son muy pocas las que pueden llegar y una vez que llegan lo curioso es que hay un sector de mujeres que llega a puestos de relevancia que se olvida del resto. Hasta que nosotras no seamos capaces de posicionarnos a favor de la mujer y saber que una mujer que llegue a un cargo de referencia no tiene por qué juzgar al resto no hay nada que hacer. Tienen que aprovechar esa posición de poder para ayudar al resto, y eso no se está haciendo.

Brecha salarial, techo de cristal, trabajos feminizados y discriminación en el acceso al empleo, ¿con qué ojos ve ‘Mujer Siglo XXI’ la situación de la mujer en el mercado laboral actual?
Puedes acceder a un trabajo siendo mujer u hombre y aparentemente no van a discriminarte, el problema está luego en las posibilidades que tengas de mejorar dentro de tu trabajo, de tener un salario acorde con tu preparación, etc. En eso aún tenemos mucho por hacer. Aquí entra la conciliación familiar, a nivel estatal aún estamos muy por detrás de la media europea. No seremos un país que avance hasta que no seamos capaces de hacer una conciliación familiar y laboral de todos. Hasta que la mujer, el hombre y la familia no seamos un equipo y vayamos todos a una no lograremos estar a la altura.

Sólo un 9% de los miembros de consejos de administración de las grandes empresas de Euskadi son mujeres, ¿qué medidas propondría para aumentar la presencia de mujeres directivas?
Parte de eso es educacional, estos datos probablemente no serán lo mismo si volvemos a hablar dentro de 10 años, se va mejorando. Yo le diría a las señoras que llegan a determinados puestos que no se olviden que son mujeres y que concilien desde sus puestos de poder la vida familiar y laboral del resto de mujeres para que puedan llegar hasta ahí. El otro día escuché en una conferencia que el mayor problema de la mujer es la propia mujer, que llega a determinados puestos y quiere ser hombre. Aunque no tengas familia sabes lo que es porque tienes padres. Y si la tienes, sabes lo que te ha costado llegar hasta ahí, así que concilia dentro de tu empresa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s