Refugiadas, Desplazadas y Migrantes, ¿en qué se diferencian?

Términos como migración, refugiados, desplazados o solicitantes de asilo aparecen día a día en las noticias. Cada día vemos y leemos artículos que nos hablan de una realidad que nos toca cada vez más de cerca. Pero, a pesar de que es algo con lo que convivimos, nos cuesta definirlas y distinguirlas. Por ello, queremos acercarnos a éstos términos para que sepamos de qué nos hablan y  comprender mejor los textos que narran las vidas de miles de personas.

Hay que tener en cuenta que cuando hablamos de migrantes, refugiados, desplazados o solicitantes de asilo, hablamos de personas. Muchas veces se les trata como si solo fueran números que vagan por diferentes países. Pero creemos que es importante tener presente que son personas que huyen de sus países por diferentes razones y esas razones hay que dejarlas claras para atenderles y ofrecerles la ayuda que necesitan.

Las personas refugiadas son “todas aquellas que debido a fundados temores de ser perseguida por motivos de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a determinado grupo social u opiniones políticas, se encuentre fuera del país y no pueda o, a causa de dichos temores, no quiera acogerse a la protección de tal país”, según la Convención de 1951 sobre el Estatuto de los Refugiados.

Los Desplazados Internos son a menudo mal llamados refugiados. A diferencia de los refugiados, los desplazados internos no han cruzado una frontera internacional para buscar seguridad, sino que han permanecido en sus propios países. Incluso si han huido por las mismas razones que los refugiados (conflicto armado, violencia generalizada, violaciones de derechos humanos), los desplazados están legalmente bajo la protección de su propio gobierno, incluso cuando el gobierno pueda ser la causa de su huida. Como ciudadanos y ciudadanas mantienen todos sus derechos y protección que contempla tanto la legislación de derechos humanos como el derecho internacional humanitario

Inmigrantes y refugiadas con frecuencia utilizan las mismas rutas y medios de transporte. Sin embargo, son fundamentalmente distintos y por ello, son tratados de distinta forma por el Derecho Internacional. Los inmigrantes, especialmente los que emigran por motivos económicos, eligen desplazarse para mejorar sus vidas. Las refugiadas tienen que desplazarse para poner a salvo sus vidas o preservar su libertad.

Los términos “solicitante de asilo” y “refugiada” suelen confundirse. Un solicitante de asilo es una persona que dice ser refugiada, pero cuya solicitud no ha sido todavía evaluada. La función de los sistemas nacionales de asilo es decidir qué solicitantes de asilo realmente necesitan protección internacional. Aquellos a quienes se les dice que no son refugiadas, tras haber pasado por unos procedimientos apropiados, y que tampoco se hallan necesitados de cualquier otra forma de protección internacional, pueden ser retornados a sus países de origen. La eficiencia del sistema de asilo es clave.

Para tenerlo más claro y no confundir los términos

Persona Refugiada

 La Convención sobre los refugiados de 1951 describe a las refugiadas como aquellas personas que se encuentren fuera de su país de nacionalidad o residencia habitual, y tengan fundados temores de ser perseguidas por motivos de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a determinado grupo social u opiniones políticas. De conformidad con los instrumentos legales distintos a la Convención de 1951, en ocasiones las personas que huyen de los conflictos o de la violencia generalizada son también consideradas como refugiadas.

Solicitante de asilo

Es aquella persona que ha presentado una solicitud en la que afirma que es una refugiada, y se encuentra esperando a que esa solicitud sea aceptada o rechazada. El término no entraña presunción alguna; simplemente describe el hecho de que alguien ha interpuesto la solicitud. Algunos solicitantes de asilo serán considerados refugiados y otros no.

Inmigrante

 Es un término amplio que abarca a la mayoría de las personas que se desplazan de un país a otro por una variedad de razones y durante un largo período de tiempo (mínimo un año).

Inmigrante económico

Es aquella persona que abandona su país de origen por razones económicas más que por motivos relativos al refugio.

Desplazada

Son las personas que han sido forzadas a salir de su hogar debido al conflicto o la persecución (pueden tratarse de motivos similares a los relativos al refugio); o debido a un desastre natural o a otra circunstancia inusual de ese tipo. Sin embargo, a diferencia de las refugiadas, las desplazadas permanecen en su propio país.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s